Torreón
GABRIEL ACOSTA Lunes 24 de oct 2016, actualizada 6:45pm ... Anterior El Siglo 1 de 14 Siguiente ... El Siglo

Un paseo con Mauricio

El Siglo
Mauricio es líder un colectivo de dog walkers. (FOTOGRAFÍAS: MICHEL MORÁN)

TORREÓN, COAH.-
Vidas de sol

“Los perros hoy en día son como un miembro más de la familia” dice Mauricio Vázquez Domínguez, mientras acaricia a Charlotte, una bóxer de mediana edad que olfatea a su alrededor con timidez para finalmente postrarse a un lado de él, cerciorándose de que no existe ninguna amenaza en el lugar.










Un amigo en potencia

Mauricio pertenece a la generación de millennials, un grupo de jóvenes nacidos entre 1981 y 1995, que entre muchas cosas, se distinguen por su inconformidad con los trabajos tradicionales y buscan la manera de autoemplearse. A sus 25 años, dirige y organiza un colectivo de dogwalkers, el cual ofrece a universitarios la opción de un trabajo digno que no comprometa sus estudios.

Miles de jóvenes en México se enfrentan al reto de conseguir un trabajo y al mismo tiempo estudiar una carrera universitaria; cuando Mauricio terminó la preparatoria lo vivió en carne propia. “Yo trabajé en distintos lados cuando salí de la preparatoria pero siempre era mal pagado. Un amigo me invitó a pasear perros y lo hice por tres años”.

Aquella forma de ganar dinero fue el comienzo de un nuevo estilo de vida para Mauricio, quien como gestor empresarial utilizó las herramientas aprendidas en la universidad para convertir ese trabajo en un proyecto de autoempleo para otros jóvenes como él.

“Un negocio tiene éxito si cubres una necesidad y la idea es buena para todos. Pasear a un perro parecería algo sencillo o intrascendente pero ahora es un miembro especial de la familia. Cuando haces feliz al perro, la gente se contagia de esa felicidad. No fue difícil hacer clientes porque es un servicio necesario” comenta Mauricio, quien ha pasado más de siete años acompañado todos los días por una mascota.

/media/top5/m2.jpg

Al día de hoy, la organización cuenta con alrededor de 30 jóvenes que trabajan y se divierten al mismo tiempo, ofreciéndoles la opción de compaginar el empleo con sus horarios de clases. “A veces traigo mi playera puesta del colectivo y la gente me dice que le gustaría trabajar ahí. Al principio era difícil para mí; mis amigos de la prepa o de la universidad se reían. Yo me quedo con que a los chavos les gusta mucho. Considero que un dog walker es como un amigo en potencia".

/media/top5/M3.jpg

Vida de perros

A manera de ironía, Mauricio confiesa que no siempre estuvo fascinado por los perros; al contrario, admite que siempre sintió amor hacia los gatos. Sin embargo, el convivir con canes durante varios años le ha dejado muchas enseñanzas que transmite a su equipo de trabajo.

/media/top5/M4.jpg

“No me gustaban mucho los perros porque eran demandantes. Cuando empecé a pasearlos me daban miedo. Ahora es como cuando te cae mal alguien a quien luego terminas queriendo” dice Mauricio mientras Charlotte, sin entender nuestra conversación, lo contempla por algunos segundos.

Cuando se le pregunta sobre cuáles son las lecciones más valiosas que ha aprendido de los perros, Mauricio reflexiona por un instante y afirma que el perdón. “Puedes regañar al perro y en cinco segundos ya está igual, ya dejó ir”. Además, la lealtad de los canes hacia sus dueños sirve como ejemplo para su equipo de trabajo.

/media/top5/m5.jpg

"Al entrar al colectivo es de todos; cuando te vas, agradeces y dejas la oportunidad a otro universitario que quiere seguir echándole ganas. El trabajo es una forma de autoemplearte que respete tu tiempo sin comprometer tu vida".

Aragorn el gigante

Mauricio cuenta con una energía que roza con la hiperactividad; le gusta hablar y contar sus experiencias. Se siente orgulloso de lo que ha logrado y sobre todo del esfuerzo de “sus chavos”, quienes son parte elemental en el crecimiento de la organización. Sabe que ser paseador de perros no es una labor sencilla.

Cuando tenía 18 años, fue diagnosticado con cáncer papilar de tiroides. Él habla de ello restándole importancia. “No fue difícil, no es un cáncer agresivo. Lo complicado fue el proceso en que me extirparon la tiroides y vivir sin ella”.

Mauricio continuó paseando perros y fue Aragorn, un gigante de los pirineos, quien lo ayudó a sanar. “Aragorn era un ángel. Tenía un señorío, era lucido y dominante; si había otros perros jalaba mucho. Cuando yo estaba cansado, notaba que estaba más sumiso y más cercano a mí. No se iba a olfatear como los demás perros, se quedaba conmigo”.

/media/top5/M6.jpg

Tiempo después, luego de que Mauricio dejó de pasear a Aragorn, se enteró que el imponente gigante de los pirineos había muerto de cáncer. "Una vez leí un artículo sobre la energía y mencionaba que cualquier ser vivo puede emparentarse con alguien por amor y toma sus males. Yo creo que Aragorn tomó eso de mí y tal vez me curó".

La actitud de Mauricio es positiva y enérgica y ante las adversidades prefiere voltear a ver la abundancia que afirma hay en su vida. "Tengo salud. No tienes que ver lo que te falta, sino lo abundante que eres. Con lo que soy, ya sea con gripe o con cáncer, puedo seguir paseando perros. Estoy haciendo feliz a un animal y estoy dando un servicio a una familia. Con eso tengo".

/media/top5/M8.jpg

Sueños

Mauricio sabe que su camino como emprendedor apenas empieza y busca formas de expandir su proyecto a otras ciudades. "No me caso con la idea de que va a ser el negocio de mi vida. Lo que he gestado ahí es el bien común: que sea necesario, que sea bueno para el cliente, el trabajador y para la sociedad en general. Sí lo veo en las principales ciudades de México".

Lo que más disfruta de su vida es trabajar con jóvenes que comparten los mismos valores, a quienes ayuda en su formación laboral y contribuye a su desarrollo como personas. "Es un trabajo bien padre. Generan valores como responsabilidad, puntualidad, compromiso y respeto a la naturaleza. Existe una fuerza colectiva para generar una mejor cultura de cuidado canino".

/media/top5/M7.jpg

En cuanto a su futuro, Mauricio busca ser una influencia para los jóvenes y se considera afortunado con su equipo y con su organización. "La sociedad actual no necesita líderes autoritarios; necesita personas al servicio de la comunidad, que hagan sinergias fuertes".

Como joven lagunero, opina que las personas de la región tienen algo especial que las distingue sobre otras. "Los laguneros tenemos iniciativa y ofrecemos calidez. Estamos a nada de ser una sociedad muy organizada. Creo que ya está la semillita, sólo falta regalar y empezar a cultivarla".

/media/top5/m9.jpg
/media/top5/top-vidas.jpg


Un paseo con Mauricio

Mauricio es líder un colectivo de dog walkers. (FOTOGRAFÍAS: MICHEL MORÁN)


Etiquetas: Happy TailMauricio DomínguezVidas de sol

Más de Torreón

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- MD
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT