17 de enero de 2019 notifications search
menu
Finanzas

Un gran paquete inteligente

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, miércoles 16 de mayo 2018, actualizada 10:28 am

A nadie le gusta ir enlatado. Algo que los fabricantes han sabido cuidar en las últimas generaciones de la gran mayoría de sus vehículos ha sido el cuidado de las dimensiones, reales y percibidas, al interior. Sin embargo, antes de que la digitalización del diseño y la realidad virtual facilitaran los amables resultados que vivimos, la manera más práctica de asegurar un vehículo de dimensiones interiores generosas era optar por una enorme SUV. Con el incremento de masa y volumen vienen también los trade-offs, las características consecuentes no deseadas: En consumo, cifras económicamente nocivas. En maniobrabilidad, una tendencia a hacer lo que la inercia mande, y todo eso aunado a la complejidad de hallar espacio para circular.

En este sentido, la Traverse, a pesar de no contar con una denominación legendaria como es el caso de sus hermanas mayores Tahoe y Suburban, en esta su segunda generación, ofrece una mezcla de excelente balance para ciudad y viaje. Cuenta con siete cómodas plazas y contempla espacio para equipaje de cada uno de los pasajeros. Su característica más notable a mi parecer está en su comportamiento ágil, particularmente aprovechable en ciudad pero que en carretera es literal un factor de vida o muerte.

Tuvimos la oportunidad de experimentar de primera mano la conducta de esta SUV en su versión intermedia con siglas LT.

El enmarcado estético de las ventanas laterales con acabado metálico acentúa los ángulos de su perfil. Los rines de 20 pulgadas le dan una presencia robusta y su alerón posterior cierra la línea con dinamismo. Siendo algo laxos con las comparaciones, parecería que estuviéramos ante una Suburban a dieta.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...