EDITORIAL
EL AGENTE 007 Miércoles 10 de oct 2018, actualizada 7:34am ... Anterior El Siglo 3 de 10 Siguiente ... El Siglo

Verdades y rumores


Cuentan las malas lenguas que el golpeteo iniciado por el diputado federal Luis Fernando Salazar contra el jefazo de la comuna Jorge Zermeño, ambos panistas, es síntoma de dos cosas que están ocurriendo dentro del partido blanquiazul. La primera, que es más que evidente, es que el famoso “Hooligan” quiere comenzar a ejercer presión para que le respeten los acuerdos previos a la pasada elección con miras a la colocación de alfiles suyos en la administración municipal que iniciará el 1 de enero y que tendrá como cabeza al mismo don Jorge. Además, dicen que Salazar ha empezado a ver que las puertas dentro de su partido se le están cerrando para buscar primero la alcaldía y luego la gubernatura, ya que Zermeño no quiere soltar el ayuntamiento al grado, dicen, de que está dispuesto a pelear por la vía legal una tercera y hasta una cuarta posible reelección, además de que hay otras figuras que están creciendo y que también van a reclamar ciertos fueros, como Marcelo Torres.

Con ese escenario enfrente, hay quienes dicen que don Luis ya está prendiendo fuego a sus naves para buscar suerte bajo las siglas de otro partido que, como ya han adelantado nuestros subagentes, pudieran será las de Morena, que a todos recibe. El otro síntoma tiene que ver con el surgimiento de un foco de inconformidad dentro del panismo torreonense de abolengo por el cada vez más estrecho círculo de confianza del munícipe. Al respecto se oye que no son pocos los que están molestos por las formas poco incluyentes del gobierno zermeñista que ha dejado fuera de la jugada a personajes prominentes del PAN local que fueron una gran aportación para sus dos contundentes triunfos en las urnas. La abierta preferencia que ha mostrado don Jorge con figuras como Antonio Loera, mejor conocido como el vicealcalde que lo mismo coordina labores de rescate que obras como el Lago Coahuila, no tiene muy contentos que digamos al panismo de cepa. ¿En qué irá a terminar esta historia?

***

Sobre el espeluznante caso de la licencia de funcionamiento concedida a un casino cancelado en 2012, los subagentes disfrazados de maquinitas tragamonedas nos comentan que la publicación del caso agarró en fuera de lugar a los funcionarios quienes no se esperaban que el enjuague fuera a ser develado. Prueba de ello es la demora en responder y segundo las imprecisiones, por decirlo de buena manera, en la contestación. Respecto a estos último dicen que resulta harto extraño que tanto don Jorge como el secretario del Ayuntamiento, Sergio Lara, hablen de una resolución del Tribunal de Justicia Municipal, que es administrativo, ante la queja de la empresa casinera para pedir un refrendo, y que las autoridades competentes terminen otorgando una licencia de funcionamiento, que es precisamente por donde los ediles de oposición van a estirar el hilo para llevar agua a su molino político electoral. Por otra parte, pocos se muestran convencidos con los argumentos de que fue un juez el que les ordenó entregar la licencia, ya que dicho juez no es tan autónomo como dicen las H. Autoridades Locales. Y es que, como sabrá usted, enterado lector, la autonomía del Tribunal de Justicia Municipal ha sido históricamente un asunto en el papel pero no en la realidad, ya que el nombramiento del presidente es autorizado por el Cabildo, dominado siempre por el partido del alcalde en turno, a propuesta de este último. Las versiones de las mentes más maliciosas que corren respecto a este peliagudo caso es que ha habido “recomendaciones” de la familia gobernante del otro lado del Nazas para que se reabran este tipo de establecimientos de este lado del río, y que dichas recomendaciones son en virtud del apoyo brindado a la campaña zermeñista en las dos elecciones. Por otra parte, corre la especie de que la figura central del enjuague es el director de Urbanismo, Aldo Villarreal, quien fue el que otorgó la licencia. De esta oficina se cuentan cosas inquietantes como travesuras en los cambios de tipo de uso de suelo y la entrega de ciertas concesiones a cambio del sempiterno diezmo. ¿Será?

***

Donde la polémica está a todo lo que da es en la Máxima Casa de Grillos -perdón, de Estudios- de Coahuila debido a los movimientos y golpeteos que hay dentro y fuera de la misma. Y es que dicen que el rector Salvador Hernández Vélez está intentado una doble maroma para hacer ajustes en la Coordinación Torreón y varias facultados de la Perla de La Laguna para romper el cacicazgo de ciertos personajes. Sobre esto se habla de que la antigua alianza entre el clan Medina y don Chava se viene tambaleando desde hace tiempo y que esto motivaría cambios importantes en la estructura. Hay que recordar que Hernández llegó a la cima de la UAdeC gracias al pacto entre el gober Miguel Riquelme y el grupo de los Chema-Chuchos, de Saltillo, que negocia apoyos a cambio de puestos clave en el gobierno, como el del secretario de Gobierno José Ma. Fraustro, y el del secretario de Finanzas, Blas Flores. La otra parte de la maroma, dicen, es la intentona de colarse a la comisión de selección del Sistema Estatal Anticorrupción para supuestamente reforzar los controles en la elección de los integrantes del Consejo de Participación Ciudadana. Este hecho ya ha sido detectado por los panistas del Congreso local quienes están exigiendo que don Chava se aleje de esos menesteres dada su clara filiación partidista. Todo esto ocurre mientras la UAdeC está bajo lupas y reflectores desde hace meses por los esquemas de enjuagues similares a los detectados en otras entidades en donde las universidades públicas, a través de contratos de firmas fantasma, se prestan para manejos poco claros de dineros provenientes de los erarios estatales. Quien ha resultado más salpicado por esto es el propio Flores, tesorero estatal, en una movida que algunos leen como fuego amigo para dar a don Miguel argumentos suficientes para el cambio de fichas. En fin, de que la cosa está caliente en la universidad, vaya que lo está.

***

Dicen que los priistas coahuilenses quedaron tan resentidos con la dolorosa derrota del pasado julio en La Laguna que ya de plano aventaron al basurero de la Historia una de sus principales banderas clientelares -perdón, sociales-, a saber: el reparto agrario. Y es que, según nuestros subagentes de bota y sombrero, la ceremonia para recordar este importante acontecimiento celebrada el sábado 6 de octubre fue la más desangelada de la que se tenga memoria. Cuentan que si apenas se juntaron 200 personas ya es mucho y que prácticamente ningún líder priista estatal acudió, ni siquiera de la CNC, el corporativo campesino del tricolor, cuando en anteriores ocasiones por lo menos disimulaban un poco de que les interesaba algo la hazaña de Lázaro Cárdenas. En descargo, algunos dicen que la causa de tal desinterés se debió a que ese mismo día se celebró la sesión del Consejo Político con la cual se ratificó al riquelmista Rigo Fuentes al frente del PRI estatal. No obstante, hay quienes aseguran que el hecho de haber programado el proceso interno el mismo día de una de las fechas simbólicas más representativas de las efemérides priistas exhibe lo poco que ya les importa, además del enojo por el cambio de colores en los municipios y los distritos.

***

En donde la inconformidad es cada vez mayor es en el Instituto Municipal de la Mujer de Gómez Palacio debido a las formas poco ortodoxas que tiene la directora Leticia Gamboa de ejercer el control. Los subagentes reportan que tal vez siguiendo el duro ejemplo de su jefa, la alcaldesa Leticia Herrera, la maneras de Gamboa para dirigirse con sus subordinadas y algunas usuarias del instituto no son, digamos, las más amables ni las más adecuadas. Cuentan, por ejemplo, que cuando llegan mujeres víctimas de maltrato solicitando apoyo, la directora revisa personalmente los casos para decidir si conviene o no atenderlos, bajo criterios poco claros. Dicen que, incluso, ordenó a las psicólogas del centro a abrir grupos de Whatsapp con las usuarias en donde ella está presente para conocer de cerca todo lo que se dice y hace, afectando la necesaria privacidad de los delicados casos que el instituto aborda. Aseguran que aunque las afectadas ya han reportado esta situación tanto en el ayuntamiento como en Durango capital, hasta ahora no han obtenido ni siquiera un ya veremos.

1107254

Podcast: Verdades y Rumores
Etiquetas: verdades y rumores

Más de EDITORIAL

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- MD
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT