20 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Distribuyen migrantes en aviones

EFE
WASHINGTON, EUA, domingo 12 de mayo 2019, actualizada 10:05 am

Enlace copiado

Los centros de detención para inmigrantes en el sur de Texas, (EUA) están tan llenos que las autoridades estadounidenses han decido usar aviones para trasladar a los indocumentados a otras instalaciones con más espacio, desveló el diario The Washington Post.

El rotativo, que cita a tres fuentes del Departamento de Seguridad Nacional, explica que el uso de aeronaves es poco común, pero responde a la gran llegada de inmigrantes a la frontera.

El primer vuelo salió el viernes de la ciudad de McAllen (Texas), fronteriza con México, con destino a Del Río, otra urbe texana donde la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) tiene un centro para identificar y detener temporalmente a los inmigrantes que llegan irregularmente desde México.

La CBP ha fijado vuelos para trasladar a inmigrantes durante varios días, incluidos dos viajes para el martes, según los funcionarios citados por The Washington Post.

De acuerdo a una de esas fuentes, el Gobierno de EUA ha decido usar aeronaves porque todos los autobuses están ya siendo usados y las autoridades necesitan otros medios de transporte, como los aviones, que pueden trasladar a 135 adultos por un coste de unos 16,000 dólares, según el Post.

La información relevada por el diario es relevante porque muestra las dificultades de las autoridades de EUA para responder a la gran cantidad de migrantes que cruzan de manera irregular la frontera con México, la mayoría de ellos huyendo de la violencia y falta de oportunidades de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Casi 100 mil personas fueron arrestadas en abril por haber cruzado ilegalmente la frontera entre México y EUA, lo que supone la mayor cifra en los últimos seis meses, según datos de la CBP.

Ese repunte ha saturado los centros fronterizos de la CBP donde los inmigrantes son identificados antes de pasar a la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), agencia que tiene instalaciones dentro del país donde los inmigrantes son detenidos por largos periodos de tiempo antes de ser deportados o puestos en libertad, en caso de poder permanecer en EUA.

Como no hay espacio en los centros en la frontera, la CBP ha alojado a los inmigrantes en tiendas de campaña en las ciudades fronterizas de McAllen, Brownsville y Rio Grande City.

Además, en El Paso y Camp Donna, una base militar en el Valle del Río Grande, la CPB ha instalado carpas donde aloja a familias, entre las que figuran menores.

Varias ONG, incluida Human Rights Watch (HRW), ha criticado la instalación de esas tiendas al considerar que, en ningún caso, los niños deberían ser privados de libertad.

QUITAN TRATO ESPECIAL

El endurecimiento de la política migratoria de Estados Unidos bajo la presidencia de Donald Trump ha afectado el trato de excepción que durante décadas se aplicó para los migrantes cubanos, como parte de la hostilidad política entre Washington y La Habana.

De acuerdo con un reporte de la radio pública estadounidense NPR, mientras que en el año fiscal 2016 el Servicio de Inmigración y Aduanas informó que fueron deportados 64 ciudadanos cubanos a la isla, en 2018 la cifra se multiplicó por siete, al llegar a 463 deportados.

La emisora añadió que en los centros de detención de inmigrantes, ha aumentado la cantidad de cubanos, en igualdad de trato que todos los demás detenidos, mientras que la embajada de Estados Unidos en La Habana restringió al mínimo el procesamiento de visas para ciudadanos de la isla.

"Ahora hay más cubanos en centros de detención que en cualquier otro momento que recuerde", dijo el abogado de migración cubano-estadounidense Santiago Alpizar, con sede en Miami, citado por NPR.

"Los cubanos son tratados como cualquier otro migrante de cualquier otra parte del mundo", añadió el abogado, quien dijo que la ley de Ajuste Cubano de 1966 es una de las únicas protecciones que quedan para los inmigrantes cubanos en Estados Unidos.

Detenidos cubanos que solicitan asilo

Cientos de solicitantes de asilo, muchos de ellos cubanos, permanecen detenidos por tiempo indefinido en prisiones de inmigración en Luisiana, en EUA, a la espera de una respuesta a su petición, denunció una abogada que defiende algunos de esos casos, Luz López, en una entrevista con Efe.

"Hace aproximadamente un año, notamos que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) a través de ICE (siglas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) estaba mandando a muchas personas (a la cárcel), especialmente hombres, que se entregaron en un punto de la frontera donde está migración para pedir asilo político", dijo López.

La experta de la organización Southern Poverty Law Center (SPLC, en inglés) indicó que "muchos de ellos" son cubanos y están siendo trasladados a prisiones -algunas de las cuales son privadas y administradas por GEO Group- en Luisiana, que pertenece a la región del ICE en Nuevo Orleans, desde donde se atiende además a Misisipi, Tennessee, Alabama y Arkansas.

Según la abogada, su grupo planea radicar una querella "porque a estas personas no se les está dando la oportunidad, se les están violando sus derechos constitucionales a un proceso libre y justo para pedir libertad condicional".

La jurista advirtió de que en esas cárceles muchos de los detenidos sufren "problemas médicos, condiciones sicológicas muy malas".

Refuerzan seguridad fronteriza en Arizona

Para avisar a migrantes de México y Centroamérica sobre los riesgos de cruzar la frontera desértica entre Sonora y Arizona, la Patrulla Fronteriza reforzó la Iniciativa de Seguridad Fronteriza en el Sector Tucson.

En entrevista con medios informativos, el jefe del Sector Tucson de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, Roy Villareal, manifestó que se realizó una reunión con representantes de los consulados de varios países.

Aseguró que los peligros de cruzar la frontera ilegalmente son reales, ya que incluso algunos reporteros pudieron presenciar dos casos, un arresto de migrantes y la volcadura de un vehículo.

En la reunión estuvo personal del Condado de Pima, quien explicó que los traficantes con frecuencia ponen en riesgo la vida de los extranjeros al guiarlos por zonas remotas del desierto, además de hacerlos víctimas de abusos físicos y sexuales.

Entre las estadísticas más recientes, se indicó que en el Sector Yuma durante los últimos tres días, se entregaron grupos familiares, principalmente procedentes de Centroamérica, que sumaron más de mil 100 personas.

Entre los riesgos que enfrentan, dijo, está un terreno duro, alejado de zonas pobladas y un clima impredecible, además de la falta de agua en el desierto, lo que puede generar deshidratación.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...