22 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Durango

Niños consumen más drogas duras

Hay casos en Durango de niños de ocho años que son adictos a drogas como el LSD

CLAUDIA BARRIENTOS/EL SIGLO DE TORREÓN
DURANGO, DGO, martes 21 de mayo 2019, actualizada 10:20 am

Enlace copiado

Ante el amplio acceso a diversas drogas, actualmente los menores de edad consumen drogas duras como el cristal y el LSD, sustancias químicas potentes que en poco tiempo afectan la salud del enfermo adicto.

En Durango, hay casos de niños desde ocho años de edad que presentan adicción a estos estupefacientes, esto con base en las atenciones que brinda el Centro de Rehabilitación Infantil Analco (CRIA), el único lugar especializado en atención de niños y adolescentes en todo el estado.

El centro está a cargo del DIF municipal, a donde llegan madres de familia desesperadas en busca de ayuda.

Su directora, Salma Dalia Guzmán Daher, precisó que aunado a las sustancias sintéticas, de alto impacto neuronal, en los pacientes se detecta uso de marihuana, alcohol, tabaco e inhalantes.

En el caso del LSD, conocido como ácido, hay pastillas que llegan a costar hasta cinco pesos.

"Esas son las que más daño les causa orgánicamente, ya sea de LSD, cristal o incluso medicamento controlado", refirió.

Cabe mencionar que el ácido puede ofrecerse en píldoras y otras presentaciones, a veces se añade a papel absorbente.

La directora alertó que también hay menores que presentan consumo de hongos alucinógenos.

En estos momentos, el CRIA atiende a seis niños, con un modelo residencial de tres meses, además de seis meses de seguimiento postinternamiento.

Pero el acceso a las drogas se da no solo en las calles sino en las casas de Durango, cuando los menores viven con una persona adicta a las drogas, que casi siempre es un hermano, un tío o incluso alguno de sus padres.

Guzmán Daher afirmó que un gran porcentaje de pacientes vive en hogares disfuncionales, en situación de abandono.

Si bien ha habido pacientes de ocho años, con un consumo de hasta dos años, en estos momentos el más pequeño en CRIA tiene 13 años.

Este comportamiento en el consumo, que proyecta un aumento en el uso de drogas sintéticas en menores duranguenses, ha ocasionado que el dos por ciento de los pacientes en el CRIA lleguen con alteraciones neurológicas.

Hablan lento o su mente no responde acorde a su edad, sino que refleja inmadurez. Esto se debe a que son atendidos a las 13 años, pero comenzaron el consumo entre los ocho y nueve años.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...