16 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Desatinos

Diálogo

YAMIL DARWICH
jueves 23 de mayo 2019, actualizada 7:22 am


Enlace copiado

Para los mexicanos pensantes la escena que se ha hecho frecuente es altamente preocupante: un presidente de México, rodeado por multitudes a todas luces acarreadas y manipuladas, a quienes somete a prolongados discursos sobre su visión de la realidad nacional, utilizando las mismas palabras en variantes de frases con contenido repetitivo: "dejaron un cochinero", "prensa fifí", "momias", "pregoneros hipócritas", "sepulcros blanqueados", "me canso ganso", "no más corrupción", "el combate a la pobreza", etc., usando un lenguaje coloquial y a conveniencia, quizá por la audiencia que le escucha en tales concentraciones políticas, siempre salpicado con tonos de arenga motivadora, provocando a los asistentes, quienes aplauden, rechiflan, gritan y/o aclaman, según orientaciones de libreto, aunque recientemente ya han empezado a aparecer "rebeldes" que interrumpen los actos públicos.

En contraparte, creándose gran controversia, están las críticas a lo definido por el presidente López Obrador como "bueno para México". En los medios de comunicación aparecen repetidamente declaraciones hechas por expertos sobre los diferentes temas nacionales, algunos manifestando su profunda preocupación y otros dudando de los resultados pretendidos al aplicar simples operaciones matemáticas de sumas y restas; advierten que no alcanzará para hacer realidad las ilusiones a cumplir, según promesas hechas al pueblo.

De entre todas, ya dejando en los renglones contables de pérdidas y ganancias, la decisión de cancelar la construcción de un aeropuerto eficiente para las necesidades de movilidad en México y autorizando otro, con cerro en medio, aumentando la preocupación de muchos.

Desatinos contrarios a las reglas de relación en política internacional, como solicitar al rey de España, que nos pida perdón por el daño ocasionado durante la conquista, "olvidando" que ya lo hizo durante su visita al país, cuando los festejos del bicentenario del descubrimiento de América; luego, repetir la demanda perentoria a Francisco I, por los males provocados durante la evangelización, "desconociendo" que lo hizo públicamente durante su visita a Ecuador. Pronto presentará los documentos, en tanto, fueron mercadotecnia útil.

¿Qué puede haber influido en nuestro primer mandatario para hacer tales declaraciones y peticiones de solicitud de perdón? De nuevo, los conocedores, editorialistas de medios de comunicación y otros pensantes mexicanos lanzaron hipótesis, todos desacreditando el posible fondo. ¿Serían distractores?

Piense en la insistencia de construir una nueva refinería que, a advertencia expresada por conocedores, será a muy alto costo, que se pagará al tiempo de acatar disposiciones planetarias sobre el uso de energía, utilizando las no contaminantes. ¿De qué se trata?

Insiste en la construcción del llamado Tren Maya, cuyo presupuesto inicial osciló entre 120 a 150 mil millones de pesos, cálculo que no es aceptado por conocedores, quienes advierten que pudiera se incremente hasta diez veces más.

Se suman comentarios en oposición: del sector del turismo empresarial, que ve mermada la promoción internacional al desaparecer oficinas y presupuestos; economistas, desaprobando la relación costo-beneficio; antropólogos y arqueólogos, temiendo por la posible destrucción de evidencias históricas de nuestros antecesores.

Los estudiosos de la ecología van más allá, haciendo notar el irreparable daño que se provocaría a toda la región del sureste, dañando a la fauna, deteriorando severamente la flora, afectando a sus bosques de maderas preciosas, poniendo en alto riesgo el subsuelo por derrumbes provocados, la ciega de ríos subterráneos y desecamiento de pozas y cenotes, recurso acuífero que no podemos desperdiciar. ¿Sorprendido?

Recuerde que el gran reto del presente es la escasez de agua.

Lo más contrastante del caso: el proyecto sigue adelante, contra la voluntad de algunos habitantes de la región quienes han expresado su oposición, aunque un estudio realizado por el gobierno lo favorece: "ni modo, perdieron" comentó nuestro Presidente.

Luego anuncia la construcción de la refinería Dos Bocas, con la alarma nacional declarándola error.

A nosotros nos ha llegado el turno, al advertir su propósito de evitar mayor desecamiento del subsuelo del semidesierto lagunero, daño generado por la extracción de agua para la producción de leche. Verdad parcializada.

La Laguna tiene dos fuentes principales generadoras de trabajos directos e indirectos: Peñoles y LaLa. La desaparición de algunos de estos motores de la economía regional nos generaría un desajuste y mayor reto económico.

Desde luego que estoy a favor de contener el ataque al recurso del agua, pero habrá que hacerlo de tal suerte que nos favorezca y no "abramos un hoyo para tapar otro". Al respecto, hay opiniones muy interesantes sobre el tema, algunas contrastantes, incluyendo a conocedores que tienen afinidad con el Movimiento Morenista. Al parecer tampoco han sido consultados.

Agregue otros desatinos: memorándums anticonstitucionales, inmigración pésimamente manejada; anarquía solapada a profesores, incremento en la criminalidad nacional y/o invasión a la autoridad de otros poderes nacionales.

México requiere de un timón firme, pero muy bien orientado hacia las mejores condiciones de vida, cuidando nuestros intereses, más allá del discurso demagógico del siglo anterior, o… ¿usted qué opina? ydarwich@ual.mx

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...