25 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Un cabildo así

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 24 de mayo 2019, actualizada 12:54 pm

Enlace copiado

Van semanas y semanas que la bancada del PRI en el cabildo de Torreón está haciendo su trabajo: ser oposición. Sin embargo un día sí y otro también, estos mismos ediles del tricolor transitan de llevar a cabo una labor crítica que por la propia naturaleza de su posición política les corresponde, a una acción de destrucción; cuando menos en el discurso.

Apenas un mes atrás el regidor Antonio Gutiérrez Jardón, otrora Secretario de Economía en el Gobierno de Rubén Moreira, responsable en parte de que Saltillo sea tan competitivo que pudo generar en 2018 cinco empleos por uno que se creó en Torreón y la síndico de oposición, Dulce Pereda, junto al resto de su fracción; denunciaron la supuesta red de corrupción de una empresa fantasma denominada Supervisión Técnica del Norte SA de CV, a la cual la administración municipal presidida por Jorge Zermeño Infante le ha hecho compras por más de 180 millones de pesos en 2018 y lo que va de 2019. La empresa señalada, según la declaración de la síndico Pereda, tiene como objeto social alquiler de vehículos y tiene como domicilio fiscal un casa habitacional

La denuncia realizada por supuesto que hizo levantar la ceja a muchos ciudadanos que esperaron a bien la contundencia de las pruebas de las acusaciones hechas sobre la empresa fantasma, así como el desmentido contundente por parte de las autoridades administrativas del Ayuntamiento de Torreón.

Ni una ni otra. Si bien los regidores priistas señalaron en su momento que acudirían al Congreso de Coahuila para correr las denuncias pertinentes, nada ha pasado en concreto aún. De igual forma, si bien el centro de la defensa de los señalados fue decir que a Supervisión Técnica del Norte ya se le habían hecho compras antes de que Jorge Zermeño asumiera como presidente municipal de Torreón el primero de enero del año pasado, la suspicacia generada no desaparece del todo.

El asunto del SIMAS el manejo ha seguido el mismo tamiz. El sistema operador de agua y drenaje de Torreón es un botín apetitoso. Por esa empresa paramunicipal decenas de millones de pesos al mes de facturación, y cuando lo que uno vende es agua, fácil es imaginar el margen de maniobra.

Tema aparte en el Simas es el asunto de las tarifas de Comisión Federal de Electricidad, que apretó las finanzas de esa y de todas las organizaciones de su tipo, pero al final esto ha sido temporal. El asunto de fondo es el manejo que al dinero por años se ha dado en ese lugar, y que hoy con dedo flamígero y con razón, es señalado por los priistas.

Ha renunciado el tesorero Jaime Hernán Sirgo, y como se esperaba, fue de nuevo criticado por la oposición. Como es natural el alcalde eligió a su sustituto, en este caso la seleccionada fue María Mayela Ramírez Sordo, de profesión ingeniería industrial. Suficiente para ser reprobado.

Ayer el asunto es denunciar otra vez los priistas una presunta red de nepotismo. A ello Zermeño responde " que se pongan a trabajar"

Así pues, hay que celebrar que en Torreón haya un cabildo plural y combativo, que sea foro de discusión y por supuesto de supervisión, porque hay que decirlo, esta nueva era de Zermeño no se parece a la de hace 20 años cuando propios y extraños reconocían la probidad del equipo de entonces que tenía don Jorge. Aunque sería bueno que los priistas también ayudaran. Gutiérrez Jardón puede aportar con la experiencia que tuvo como secretario y Dulce Pereda, quizá serenar su estridencia y ser más analítica, porque de paso es claro que está siendo utilizada como ariete para golpear al gobierno de Torreón, pero al fin, más vale tener un cabildo así.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...