22 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas la Laguna

IBERO TRANSFORMA

TOC: OBSESIÓN Y COMPULSIÓN

LAURA ELENA PARRA
martes 11 de junio 2019, actualizada 8:03 am


Enlace copiado

Hace poco vi Toc-toc, película española que me pareció "divertida", ya que trata, a modo de comedia ligera, uno de los trastornos más desesperantes que podemos tener los seres humanos. La recordé porque volví a ver la historia montada por un grupo estudiantil en el Teatro Martínez. La obra presenta a seis personas que sufren de trastorno obsesivo-compulsivo y que están citadas a la misma hora para ser atendidas por un médico que no llega a tiempo debido al retraso de su vuelo. Ellos se ven obligados a esperar y, en el ínterin, compartir sus historias.

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es una condición con prevalencia mundial del 2% y se manifiesta a través de dos síntomas específicos: obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos, imágenes o impulsos que se presentan de forma recurrente e involuntaria y que se viven como inapropiados, por lo que generan ansiedad en quien los padece. Por otra parte, las compulsiones son las conductas que tiene la persona para contrarrestar la ansiedad que le provoca la obsesión. En algunos casos sólo se presenta alguna de las dos.

Las principales obsesiones son las de acumulación, orden, sexual, contaminación y agresión; por lo que las compulsiones que se desarrollan con mayor frecuencia son lavarse las manos de manera repetitiva, limpiar y ordenar, revisar todo, repetir actividades o palabras, rezar, persignarse, hacer listas, insultar, etcétera, lo que se agrava cuando se viven situaciones de estrés.

Por lo general el TOC empieza a partir de la adolescencia o la juventud, aunque existen casos en los que se presenta desde la infancia. Las causas no están definidas en forma absoluta, pero entre ellas se encuentran factores biológicos, ya que en varios estudios se plantea que se trata de una alteración en el funcionamiento de un neurotransmisor (serotonina); otras causas son las genéticas y las ambientales, aunque hace falta más investigación al respecto. Entre los tratamientos que pueden ayudar a controlarla, se encuentran los medicamentos y las terapias, además del acompañamiento y la comprensión de los familiares.

Muchos de nosotros tenemos rituales, algunos de ellos muy marcados, que incluso se pueden considerar como rasgos obsesivo-compulsivos, sin embargo, lo que determina si estos rasgos se han convertido en síntomas de un trastorno es la fuerza de la ansiedad que provocan y la incapacidad de la persona de controlar las compulsiones.

Este padecimiento ha dado origen a otras películas como Mejor imposible protagonizada por Jack Nicholson o la cinta El aviador -que presenta el caso de Howard Hughes a quien interpretó Leonardo DiCaprio.

En resumen el TOC es una situación en la que viven muchas personas sin poder evitarlo, no lo pueden solucionar a simple voluntad, sino que requieren atención especializada, comprensión y tolerancia, ya que muchas de ellas, además, presentan depresión, falta de energía, dificultad para conciliar el sueño, incapacidad para relacionarse y para cumplir con actividades laborales, escolares y sociales e incluso pueden tener pensamientos suicidas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...