13 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 26 de junio 2019, actualizada 7:25 am

Enlace copiado

Donde se repartieron gritos y hasta sombrerazos fue en la reunión que sostuvieron con autoridades municipales los aguerridos transportistas de Torreón, encabezados por José Ángel Cuéllar y el jefazo del Órgano Regulador del Transporte Masivo en Coahuila, Alfonso Tafoya. Nuestros subagentes, disfrazados de escritorio desvencijado en el segundo piso de la Presidencia Municipal, nos informan que, como de costumbre, don José Ángel habló a nombre del inconforme gremio y a la petición que vienen realizando para que autoridades municipales y estatales les pongan wi fi, sobrecargos, Netflix y aire acondicionado a sus camiones, con dinero de los vapuleados contribuyentes, claro está, ahora quieren que se pavimenten las vialidades que utilizarán con la llegada del Metrobús; eso sí, cuando a la comitiva estatal le dio por preguntar que cuándo modernizarían su flota de autobuses y mejorarían el servicio al público, se limitaron a contestar que ese ya no era un modelo de negocio rentable y por lo tanto el Estado se encontraba en la obligación de subsidiarlo.

A pesar de que la reunión fue a puerta cerrada, el tono resultó tan elevado que todo el piso terminó por enterarse de los incómodos detallitos de la riña, perdón… reunión. Dicen que el encuentro se puso tan intenso que incluso el director de Obras Públicas de Torreón, Tomás Galván, tuvo que pedir compostura a los asistentes para que no le fueran a convertir la oficina en un ring de lucha. Llama la atención que los transportistas siguen argumentando que la Secretaría de Infraestructura no les ha entregado datos precisos sobre cómo funcionará el proyecto del Metrobús, y que tampoco tenían definidas las rutas, ya que todo lo hicieron al revés, a lo que el delegado estatal, como buen político, contestó que todo lo irán resolviendo con el paso de los meses.

Luego de la discusión, los enojados asistentes realizaron la tradicional “operación silencio”, y decidieron no atender a los indiscretos medios de comunicación que cuestionaron a don José Ángel, qué para cuándo la modernización del parque vehicular, si por fin los ciudadanos tendrían un servicio de calidad, o por qué un negocio particular buscaba recursos públicos; lo que provocó que el representante hiciera más úlceras y mejor se retirara de prisa.

***

La salida del exgobernador de Coahuila, Rogelio Montemayor, del Partido Revolucionario Institucional, generó una ola de molestias tanto al interior como al exterior del agónico tricolor, en especial en la provincia de Coahuila, luego de que su carta de renuncia dirigida al presidente estatal del partido, Rodrigo Fuentes, se filtrara en las inestables redes sociales. Don Rogelio se sumó a la indignación de algunos militantes de su partido por la salida del doctor José Narro, y en su misiva hasta se congratuló con esas voces que castigaron a su partido en las últimas elecciones pidiendo fin a la corrupción, nepotismo, impunidad y soberbia. Eso sí, el político coahuilense hizo referencia al PRI de ahorita, porque el PRI que lo hizo gobernador, no; lo que pa’ pronto ocasionó que algunos cibernautas le tundieran en las mismas redes y le recordaran de paso que sus roces con el mismo partido que lo llevó a vivir en el acierto durante décadas fueron por no recibir apoyo para competir por una curul en el Congreso, luego de cumplir su periodo de inhabilitación como funcionario público tras enfrentar cargos por corrupción y peculado cuando trabajó en Petróleos Mexicanos. Ups... El que con leche se quema, hasta al jocoque le sopla, le dijeron. Nuestros subagentes, expertos en grillas politiqueras, nos comentan que incluso algunos militantes del partido salieron a recordarle al exgobernador que gracias al PRI se convirtió en un próspero líder del Clúster Minero Petrolero en Coahuila, y férreo defensor del fracking.

Luego de que la renuncia se hizo pública, don Rigo tuvo que salir a dar la cara como jefe del partido en el estado y a medio decir que “nadie es más que nuestro partido”. Pero la renuncia de Montemayor también es una afrenta al cuadro coahuilense que hoy apoya al aspirante a la dirigencia nacional de lo que queda de ese partido, el exgóber de Campeche Alejandro Moreno, quien va en mancuerna con la exprimera dama de Coahuila Carolina Viggiano, y cuya campaña en la provincia está liderada por el exalcalde de Torreón Eduardo Olmos. Lo único bueno de tanta renuncia es que le está poniendo algo de color a la incipiente elección del RIP… perdón, PRI.

También quien sacó la casta de hueso colorado fue el expresidente del PRI municipal Hugo Dávila, pues en días pasados, a través de sus redes sociales, compartió un mensaje nada grato para los que están al frente del partido, en el que buscaba hacer una especie de minianálisis de la situación que prevalece hoy en día en el tricolor, sin embargo, nuestros subagentes mencionan que dicho mensaje causó sorna entre la militancia, de lo cual varios cuadros resaltaron que al parecer al expresidente fallido se le olvidó la frase de que “al que escupe para arriba, le cae en la cara”; en primera porque tal parece que sufre de amnesia y no recuerda que su señor padre, el eterno recaudador de rentas, don Paco Dávila, fue el primer desertor que hace años aprovechó “cualquier viento”, como lo dice en su “análisis”, para cambiar de camiseta, pues recordará usted, estimado lector, que por un capricho al no ser ungido con la candidatura para la alcaldía de Torreón, misma que fue dada a Laura Reyes Retana del desaparecido grupo de “los burbujos”, don Paco abandonó el PRI para buscar suerte en las filas del PRD. Desde el sol azteca, lo único que consiguió fue perjudicar la candidatura de doña Laura, lo que le costó al partido que durante años lo cobijó perder Torreón, reprochando que aun cuando don Paco tiró la escoba para irse a la casa de enfrente, finalmente regresó con la cola entre las patas a colgarse nuevamente de la ubre. Por si esto fuera poco, en segunda, a la militancia le parece poco atinado que don Huguillo haga este tipo de análisis a estas alturas y no cuando presidió al partido, pues aseguran que cuando estuvo al frente su paso fue totalmente gris, y como prueba basta con recordar la revolcada que le dieron al tricolor dejando un partido de migajas, como tanto cacarea en su mensaje.

***

En todos los esfuerzos conjuntos siempre sale el “prietito en el arroz” que lo echa todo a perder. Cuentan los subagentes, disfrazados de copas a medio llenar, que bastante esfuerzo y trabajo conjunto realiza la Secretaría de Finanzas de Coahuila en coordinación con la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) Torreón, en lo que corresponde al programa preventivo “Servicio Responsable”, donde se capacita a propietarios, gerentes, meseros y guardias de seguridad privada, para prevenir que a sus clientes no se les pase la mano empinando el codo, y sean víctimas de accidentes viales o de los alcoholímetros. Sin embargo, y a pesar de que el programa cuenta con el apoyo del secretario de Salud, Roberto Bernal Gómez, quien desde que empezó el mes giró instrucciones para que se adecue un curso de mínimo veinte horas; es fecha que la medida no se concreta porque el doctor Jesús Alfonso Rodríguez Aldaple, comisionado estatal contra las Adicciones en Coahuila, resultó ser más lento que oso perezoso invernando y, como buen burócrata, a pesar de que tiene a la gente disponible en Torreón, no les da “luz verde” y se la pasa quejándose de que no le han asignado presupuesto, cuando muchas veces lo que hace falta es solo disposición y voluntad para hacer las cosas y lograr que quienes salgan favorecidos sean distintos sectores de la población; lo extraño es que nadie en el estado se haya dado cuenta de que el ritmo de don Roberto deja en el camino a los lentos y perezosos.

***

A la que le hace falta darse una que otra vuelta por los mercados para que conozca el maravilloso método del “regateo” es la recién estrenada síndica de mayoría en el Cabildo de Torreón, la panista Sandra Mijares, quien en plena comisión de Hacienda, sin más ni menos que ella solita, propuso otorgar hasta un 75 por ciento de descuento del predial a los fraccionadores para que entreguen las áreas verdes al Municipio. La propuesta de la presidenta de la comisión llamó la atención incluso de los propios constructores, quienes habían solicitado pagar el 30 por ciento, y la defensora de los recursos municipales ni siquiera hizo el intento de cobrarles más; al contrario, evitó la rebatiña y les propuso un descuento extra. Con ese dinero que la síndica propone dejar de obtener, mejor deberían comprar buenos sistemas de cobro, por ejemplo, lo sucedido la jornada del martes en el departamento de Garantías, cuyo software dejó de funcionar, generó el enojo de los ciudadanos infraccionados, quienes acudieron a pagar. Pero no solo fue esta área la afectada, como lo quiso hacer ver el departamento de Comunicación Social, sino que el apagón de sistema afectó a todas las áreas del Ayuntamiento. Otra contradicción, mi estimado lector: primero se multa por todo, y cuando se intenta salen con la perla de “no hay sistema, joven”.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...