17 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Recuerdos del Ayer

EL INOLVIDABLE ORO

SERGIO LUIS ROSAS / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, miércoles 26 de junio 2019, actualizada 9:06 am


Enlace copiado

Uno de los equipos más populares del futbol mexicano en las décadas de los años cincuenta y sesenta fue el Oro de Guadalajara, conocidos también como “Los Mulos de Oblatos’’. Campeones de Liga y Campeón de Campeones en la temporada 1962 1963, su mejor torneo. Además, fue Subcampeón en cinco ocasiones, en las temporadas 1947-1948, 1953-1954, 1955-1956, 1960-1961 y 1964-1965.

En sus filas surgió y debutó a la edad de 18 años Héctor “El Chale’’ Hernández, uno de los mejores centros delanteros mexicanos de todos los tiempos, poseedor de una extraordinaria técnica individual y gran inteligencia para jugar al futbol. Sabía esconder el balón con habilidad, lo cual no le perdonaban los rivales, que constantemente lo golpeaban y lesionaban. Fue campeón de goleo con el Oro en la temporada 1955 1956 con 25 tantos.

Era un centro delantero nato y gran rematador, disparaba bien con ambas piernas, siendo uno de los máximos goleadores de su época, superando a jugadores de la talla de Carlos “El Charro’’ Lara, Salvador Reyes, Jaime Belmonte y Amaury Epaminondas. Formó parte de la Selección Nacional que asistió al Mundial de Chile de 1962 y consiguió el primer triunfo en una Copa del Mundo ante Checoslovaquia por tres goles a uno, el tercer tanto mexicano fue de Héctor Hernández al ejecutar una pena máxima con gran maestría.

El equipo Oro fue fundado el seis de enero de 1925 por don Albino Ruvalcaba, propietario de talleres de joyería en Guadalajara, quien integró el equipo con operarios de sus negocios y de los de don Felipe Martínez Sandoval, gran impulsor del futbol tapatío. Poco tiempo después de fundado el Oro sus directivos compraron unos terrenos en el sector de Oblatos y construyeron su propio estadio, que a partir de 1928 fue un escenario importante del futbol mexicano, conocido como el Estadio Martínez Sandoval.

El Oro ingresó a la entonces Liga Mayor del Futbol Mexicano en la temporada 1944-1945 junto con los equipos León y Puebla, los cuales aún juegan en el máximo circuito del futbol mexicano. Su debut fue el 27 de agosto de 1944 enfrentándose al Atlas, ganando los Rojinegros por tres goles a uno. Sus inicios fueron difíciles y entre sus primeros jugadores destaca el paraguayo Atilio Mellone, quien había sido campeón goleador en Argentina.

Su primer gran campaña para los áureos fue la 47-48, en la que terminaron empatados en primer lugar en la tabla de posiciones con el equipo León, debiendo disputar el título en un partido extra en la Ciudad de México, el cual quedó empatado a cero goles con todo y tiempos extras. Cuarenta y ocho horas después volvieron a jugar y ganó el equipo León por dos goles a cero, obteniendo de esta manera el Oro su primer subcampeonato. En la temporada 19541955 ocupaba en la última jornada del torneo el primer lugar de la tabla general con un punto de diferencia sobre el equipo Marte de Cuernavaca, su adversario en la última fecha.

El empate le daba el título al Oro, pero en su propia casa fue vencido por el Marte por dos goles a cero y volvió a quedar subcampeón. En la temporada 1955-1956 otra frustración y otro segundo lugar, nuevamente el Oro y el León encabezaron la tabla de posiciones y disputaron un partido extra en la Ciudad de México que ganaron los Panzas Verdes por cuatro tantos a dos. En el torneo 1960-1961 el Oro fue subcampeón por cuarta vez, quedando a unos cuantos puntos de distancia del campeón Guadalajara.

En la temporada 1962-1963 las Chivas Rayadas iban por su quinta corona consecutiva y llegaron al último juego del torneo contra el Oro con un punto de ventaja sobre los áureos, el Guadalajara tenía 35 unidades y los Mulos de Oblatos 34. El partido se jugó la noche del jueves 20 de diciembre de 1962 en el recién inaugurado Estadio Jalisco ante un lleno completo. Chivas llegó como favorito y se pensaba que iba a conquistar el ansiado Pentacampeonato, pero el Oro sabedor de lo que estaba en juego se aplicó correctamente en el terreno de juego, anuló a los jugadores claves del Rebaño Sagrado y con una extraordinaria actuación de su guardameta Antonio Mota venció al Guadalajara por un gol a cero con anotación del brasileño Manoel Tavares Necco en el segundo tiempo. Cuando el encuentro agonizaba el portero Jaime “El Tubo’’ Gómez se subió a rematar un tiro de esquina y logró cabecear al mero ángulo izquierdo, pero en una sensacional estirada “El Piolín’’ Mota desvió el balón a tiro de esquina e impidió que entrara a su portería, convirtiéndose en el héroe del partido.

Por fin el Oro fue campeón, su primero y único título de Liga. Esa histórica noche el equipo áureo alineó con Antonio “El Piolín’’ Mota en la portería, Ascencio, Adhemar, Gustavo “El Halcón’’ Peña, Chavira, Rogelio González Navarro, Felipe Ruvalcaba, Jorge “El Tepo’’ Rodríguez, Amaury Epaminondas, Manoel Tavares Necco, Nicola Gravina y “El Zurdo’’ Pérez. El técnico húngaro Arpad Fekete, dos veces campeón con el Guadalajara, consiguió su tercer título dirigiendo al Oro. Amaury Epaminondas logró el campeonato de goleo individual con 19 tantos. En el partido de Campeón de Campeones los Mulos de Oblatos vencieron de nuevo a las Chivas por tres goles a uno en el Estadio de Ciudad Universitaria, coronando así una gran campaña.

En la temporada 1964-1965 el desaparecido equipo Oro fue subcampeón por quinta ocasión, quedando a dos puntos del entonces líder, para variar era el Guadalajara con 40 unidades. De nueva cuenta Amaury Epaminondas fue campeón de goleo individual con 21 tantos. Cabe hacer mención que los brasileños Amaury Epaminondas y Manoel Tavares Necco, quienes con sus grandes actuaciones escribieron parte importante de la historia de los Mulos de Oblato, terminaron su carrera “sin pena ni gloria’’ en el desaparecido equipo Laguna. Necco después del retiro formó un conjunto musical en Torreón que actuaba en el Bar del Paseo.

En las tres temporadas siguientes, 65-66, 66-67 y 67-68, el Oro quedó en penúltimo lugar. En el campeonato 68-69 quedó en último lugar empatado con los Jabatos de Nuevo León, con los que disputó la Primera Liguilla del descenso en el futbol mexicano, celebrada en tres partidos, en los dos primeros se fueron a tiempos extras y quedaron empatados (1-1 y 2-2), en el tercer encuentro el Oro se salvó del descenso al ganar por un gol a cero con anotación del extremo derecho Bernardino Brambila. Los tres partidos fueron en el Estadio Azteca los días seis, nueve y 13 de marzo de 1969.

En el Torneo México 70 volvió a quedar el Oro en penúltimo lugar. Para la temporada 1970-1971 cambió su nombre por el de Gallos de Jalisco. El último partido de los Mulos de Oblatos fue el diez de octubre de 1970 contra América en el Estadio Jalisco y quedaron empatados a un gol. El equipo Jalisco jugó diez temporadas en el máximo circuito del futbol mexicano y descendió el 28 de junio de 1980 al perder frente a Unión de Curtidores por tres goles a uno en la Liguilla del Descenso.

La década de los años setentas fue el lapso de permanencia del Jalisco en Primera División, su máximo goleador fue Oswaldo Castro “Pata Bendita’’ con 91 tantos, entre los jugadores que destacaron podemos mencionar a Berico, Sergio Lima, Alcindo M de Freitas, Marcos Conigliaro, Javier “El Cabo’’ Valdivia, Ricardo “El Diablo’’ Márquez, Javier “El Coco’’ Gómez, Juan Carlos Czentoricky, Claudio Lostaunau, Reginaldo Ramírez, Cesáreo Victorino y el mundialista argentino Rubén “El Ratón’’ Ayala, entre otros. Mención especial merecen los jugadores laguneros Víctor Elizalde y José Valerio franco, surgidos del desaparecido equipo Laguna, quienes se incorporaron al Jalisco en la temporada 1975-1976, siendo dos elementos importantes en la línea defensiva de los Gallos. También destacó en el equipo tapatío el medio volante brasileño Reginaldo Ramírez, quien llegó al futbol mexicano con la Ola Verde, en la que jugó varios años.

El Jalisco nunca calificó a una Liguilla por el campeonato, su actuación fue muy discreta, entre sus directores técnicos destacan el húngaro Arpad Fékete, los argentinos Luis Grill, Vladislao Cap y Humberto Maschio, el brasileño Mauro Ramos, los mexicanos Guillermo “El Campeón’’ Hernández y Jesús del Muro. Los Gallos pasaron “sin pena ni gloria’’ en su permanencia en Primera División, mientras que el Oro de Guadalajara fue un equipo inolvidable, su mayor hazaña fue haber frustrado el Pentacampeonato que tanto anhelaba Chivas. ¡Hasta el próximo miércoles!

sluisrosas@hotmail.com
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...