25 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

'Fronteras no están listas'

Mexicali, Baja California y Piedras Negras enfrentan emergencia por crisis migratoria

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, lunes 15 de julio 2019, actualizada 7:48 am

Enlace copiado

En Mexicali, Baja California, y Piedras Negras, Coahuila, el panorama es el mismo, cientos de migrantes, en su mayoría centroamericanos, esperan pasar a Estados Unidos; cientos más han sido retornados y esperan su cita para seguir su trámite de asilo en el país vecino. En este contexto, las autoridades advierten que no están preparados para una eventual deportación de connacionales ante las redadas que iniciaron ayer en Estados Unidos.

En Piedras Negras, el sacerdote José Guadalupe Valdés, asesor del albergue "Frontera digna" y director del comedor Betania, señala que Coahuila no tiene la infraestructura ni capacidad para una repatriación masiva.

"De ninguna manera", dice el padre Pepe, como es conocido el clérigo que atiende los problemas migratorios en la frontera de Piedras Negras e Eagle Pass, Texas. Además, lamenta que por desgracia, "no nos estamos preparando para eso".

Señala que los presupuestos que se prometieron para infraestructura no han llegado. Dice que se prometió un apoyo por parte de la federación para las ciudades fronterizas para poder instalar infraestructura en caso de que surgiera un retorno o repatriación masiva, pero en Piedras Negras, recalcó, "no ha llegado ninguna aportación de la federación".

Prácticamente a unas horas de que iniciaran las redadas que anunció el gobierno de Estados Unidos para regresar a alrededor de 2 mil familias que ya habían recibido órdenes finales de expulsión por parte de los jueces, en Piedras Negras el ambiente era de calma.

Los albergues están saturados de migrantes y en el DIF municipal se tiene el dato de 19 menores no acompañados que habían sido repatriados en un plazo de una semana. En el Instituto Nacional de Migración (INM), en el puente Internacional II, las oficinas están casi vacías y los encargados mencionan que están a la expectativa porque no existe ningún plan de acción en caso de que EU la autoridad estadounidense decidiera repatriar mexicanos por la frontera de Piedras Negras.

La estancia migratoria oficial tiene capacidad para recibir de 15 a 20 personas. Se habilitó una estancia provisional donde antes era un centro de internamiento para menores. En ese lugar se han llegado a tener hasta 200 migrantes. Uno de los encargados refirió que la noche anterior se aseguraron 70 migrantes.

No obstante, el padre Pepe considera que la frontera coahuilense no será el principal destino en caso de ser deportaciones. "Hay otras ciudades que tienen mucho mayor número de habitantes que los podría absorber. Cuando hablaron de mandar 18 mil por retorno a Piedras Negras, pues es el 10% de la población en la ciudad, sería imposible", comenta.

Hermilo Rodríguez, jefe de la Jurisdicción Sanitaria I en Piedras Negras, dijo que están alerta para cualquier retorno o repatriación masiva. Sin embargo, refirió que hasta el momento no tienen ningún oficio o documento por parte de autoridades federales, para prestar un apoyo.

NOS DEJARON SOLOS EN MEXICALI

En Tijuana, la Secretaría General de Gobierno del Estado reporta 9 mil 854 migrantes devueltos a la entidad para esperar su proceso de asilo, de los cuales 3 mil 637 están en Mexicali, aunque algunos han preferido regresar a sus países y otros más simplemente se han perdido en la frontera.

Juan es uno de ellos, se trata de un hondureño que viajó hasta Tijuana con su hijo, después de esperar un mes en aquella ciudad decidió trasladarse a Mexicali porque pensó que no habría tanta gente, la realidad fue otra, no son tantas personas las que esperan comparadas con las 7 mil que hay en la otra ciudad, pero de este lado el tiempo es más lento.

Han pasado dos meses desde que piso el norte de México y hasta la fecha no ha podido enviar dinero a su familia como esperaba y, dice, está atrapado en los 40 grados y un sol que no perdona dentro de un edificio construido hace medio siglo que antes fue un cine y hoy es un albergue. Solo espera poder regresar a su país de donde salió con la esperanza de darle una vida mejor a su familia.

El alcalde de Mexicali, Gustavo Sánchez, piensa en solo una cosa: nos abandonaron. Desde su oficina en el Palacio Municipal lanza un reclamo a la Federación por eliminar el fondo para migrantes, que no se traducía en recursos pero al menos era un apoyo para responder con infraestructura, hoy la situación se mucho más crítica.

Además del trabajo que realiza el Sistema de Desarrollo Integral para la Familia (DIF) para entregar comida a los albergues y algunos rondines de la policía, no hay más que el municipio pueda hacer por la migración.

"Nos dejaron solos, pregúnteme usted, pero desde la crisis hasta el día de hoy no hay nadie del gobierno federal que haya marcado este teléfono", reclama el edil mientras sacude su celular "para ofrecerme ayuda, para preguntarme qué necesitamos o cómo pueden ayudarnos".

Dice que la Federación concentró la poca ayuda que enviaron en Tijuana, porque ese fue el primer destino de los migrantes, pero ahora con el tiempo Mexicali también ha sufrido los embates, recibe a los migrantes en tránsito, a los devueltos y también a los deportados, a los propios mexicanos, cuando apenas rebasan los 10 refugios. Esmeralda es otra de más migrantes que se alberga en el que antes funcionaba como un cinema, un refugio llamado recientemente como El Hijo Pródigo, que inició operaciones en ese sitio hace unos tres meses. Son pocos los que han llegado hasta ese lugar que ahora funciona con un gran ventilador al que los inquilinos se arriman casi todo el día con sillitas que acomodan para ver el único televisor del lugar.

"Nadie nos dijo que iba a ser así… vinimos a que nos rompieran las esperanzas… varios de aquí prefieren jugársela y brincarse el muro porque nadie vienen con dinero para vivir tanto tiempo y menos sin ayudar a los que se quedaron atrás… pero ahora nos dicen que no hay como regresarnos, atrapados… sí, atrapados es como estamos".

SE PUEDE AGRAVAR CONTINGENCIA

La amenaza del Gobierno estadounidense de concretar deportaciones masiva de migrantes puede agravar la contingencia migratoria que actualmente se vive en la frontera con México, señaló una especialista.

De acuerdo con la directora del organismo Derechos Humanos Integrales en Acción (DHIA), Rocío Mélendez, la acción anunciada por el presidente Donald Trump afectaría la situación por la que están atravesando las personas migrantes que se encuentran en tránsito en las ciudades fronterizas y a las próximas en ser retornadas.

"Creo que esa medida es muy preocupante ya que las personas quedarán varadas en la frontera ya que México no está preparado para su atención", apuntó la especialista en entrevista.

Además explicó que con el inicio del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se eliminó el Fondo de Atención a Migrantes, con el que se apoyaba a las personas repatriadas regresar a sus lugares de origen.

Recordó que la cancelación de este presupuesto ocasionó que muchas personas se quedaran varadas en las fronteras norte de México al no tener recursos propios para retornar a sus ciudades o países.

No hay mexicanos detenidos

El secretario de Relaciones Exteriores (SRE) de México, Marcelo Ebrard, declaró este domingo que hasta el momento no hay mexicanos detenidos en las redadas anunciadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en nueve grandes ciudades de aquel país.

En tanto la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena, desde la ciudad de Washington, dijo que al 1 de julio se tiene el registro de 1,807 mexicanos en centros de detención de Estados Unidos con órdenes de deportación y es probable que sean regresados a México en los próximos días.

“No tenemos ningún reporte de las llamadas redadas que haya afectado a alguna mexicana o mexicano en Estados Unidos”, dijo Ebrard en una conferencia en la sede de la Cancillería al mediodía en la Ciudad de México “En las últimas horas hemos estado revisando la situación ciudad por ciudad”, apuntó el canciller, quien dijo que tampoco han recibido llamadas en los Centros de Información y Asistencia a Mexicanos en Estados Unidos.

Ebrard encabezó una reunión remota, vía telefónica, con los cónsules de México en Estados Unidos de ciudades como Los Ángeles, Chicago, Houston y Dallas, quienes ofrecieron un reporte de la situación en esas metrópolis.

Los cónsules coincidieron en que las autoridades de las citadas ciudades anunciaron que no iban a participar en operativos de detención de migrantes.

Remarcaron que no hay mexicanos detenidos por las anunciadas redadas masivas y permanecerán atentos a lo que pueda ocurrir en las próximas horas.

En tanto, Bárcena apuntó que la sede diplomática a su cargo ha mantenido un contacto estrecho con autoridades federales del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...