22 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Un recorrido más allá del ABC de la pintura

Una entrevista con los maestros del Museo del Padro Carmen Escardó y Tomás Ladrero

EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, sábado 24 de agosto 2019, actualizada 12:42 pm

Enlace copiado

Tras el éxito de la primera convocatoria que se realizó en el 2010, el Gobierno del Estado de Coahuila en coordinación con la Fundación Amigos del Museo del Prado y el apoyo de la Fundación Lala, decidieron repetir la iniciativa, y en la última semana de agosto regresarán a Torreón los maestros Carmen Escardó y Tomás Ladrero para difundir la idea de "Museo como Casa de Todos" entre los jóvenes, y enseñar a disfrutar y entender obras del arte occidental conservadas en este Museo. Las actividades se llevarán a cabo en el Centro de Convenciones.

En esta nueva edición, los profesores apoyarán sus pláticas con un video en el que alternarán la visita virtual a las salas del museo, con detalles de las obras y guiños a las raíces culturales que España y México comparten. La proyección constará de cinco partes muy definidas: Idea de Museo como máquina del tiempo, fábrica de sueños, supermercado, hospital; Reyes y poderosos; Personajes anónimos; Seres fantásticos y Figuras sagradas.

A propósito de su visita a la región ambos profesores ofrecieron una entrevista para el Siglo de Torreón, en la cual enfatizaron los beneficios que obtiene un niño que se vuelve parte de esta iniciativa, que como la primera edición, visualizan sea un éxito.

CARMEN ESCARDÓ

´¿Qué tan importante es el lenguaje para transmitir la riqueza de una obra de arte principalmente visual?

El lenguaje es imprescindible para descifrar la imagen. Necesitamos poner palabras a lo que vemos y lo que sentimos, esto permite poner anclas a las obras de arte y detectar su valor.

´¿Se puede aprovechar la curiosidad de los niños para fomentar el gusto por la historia y el arte?

La curiosidad es la madre del conocimiento. Con ella fijamos la atención y la percepción en todos los sentidos, aprendemos a diferenciar las cosas. Y esta conciencia es crucial para conformar el gusto.

´¿A través de las obras del Prado qué más se aprende durante uno de los recorridos visuales que ustedes ofrecen?

Se aprende a sentir, a reflexionar, a entender nuestro pasado… En definitiva a vivir. El arte y su historia nos hacen crecer como personas.

´¿Es diferente cada vez que das una charla nueva, cambia la experiencia con cada grupo?

Si por supuesto, la experiencia didáctica está dirigida a interactuar con cada grupo, la comunicación ha de ser bidireccional. Ese es el gran desafío del educador, es un estímulo contante.

´Con tanta tecnología y el fácil acceso a ella, mantener la atención de los niños es un reto cada vez mayor?

El acceso a la información a través de la tecnología es muy discutible, ya que estar conectado no significa obtener conocimiento válido. Lo importante es la calidad de los contenidos. Los educadores además humanizamos la trasmisión del saber, lo adaptamos a quien va dirigido.

´¿Puede cambiar la percepción de un niño el contacto con estas obras maestras?

Por supuesto, aquí descubren que hay claves y códigos para comprenderlas que están al alcance de todo el mundo. Pero lo importante es querer y dedicar tiempo a mirar y a conectar con la obra generando distintos vínculos.

´¿Estos recorridos dan herramientas a un joven para aprender a leer una obra de arte?

Claro, en estos recorridos les enseñamos a ir al trasfondo de las obras de arte, a ir más allá de la mera apariencia de las cosas; no solo a identificar "abecedario" de la pintura.

´¿Con los niños es importantes mostrar una cara divertida de los grandes maestros y sus obras?

Todos sabemos que el humor facilita el conocimiento a pequeños y mayores, pues permite transmitir de una manera sencilla y cercana; y en el arte también rompebarreras culturales, temporales o geográficas…Expresado de forma coloquial acerca a los grandes artistas a nuestra "cocina", los hace asequibles.

´¿Cómo ha sido la experiencia de llevar las obras del museo a diferentes lugares, más allá de las paredes del edificio?

Alucinante, renueva la mirada sobre el arte del pasado. Viajar con estas obras permite conectar mundos con raíces comunes y generar nuevas visiones. Y este estimulante intercambio fomenta ideas, reflexiones, nuevas experiencias.

´Después de una charla, aumenta la curiosidad de los niños y jóvenes por conocer más El Prado, aunque sea por Internet?

Eso espero, de hecho por experiencia sabemos que el impacto en los niños va más allá del Prado, les despierta múltiples intereses: quedan fascinados con la vida de los artistas, las formas de pintar, el fenómeno del coleccionismo, con la idea de que ellos poseen un patrimonio universal.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...