13 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Deportes

Serena Williams busca su título 24 de Grand Slam

Llegar a la final a sido lo más complicado desde su regreso luego de dar a luz

AP
NUEVA YORK, EUA, sábado 07 de septiembre 2019, actualizada 9:28 am

Enlace copiado

Alcanzar finales de Grand Slam no ha sido lo más difícil para Serena Williams desde su regreso al tenis tras dar a luz a una bebé.

Lo complicado ha sido lo siguiente. Pese a reiteradas lesiones, pese a una preparación que no ha sido la ideal, Williams se las ha arreglado para quedar en posición de conquistar el título número 24 de Grand Slam, para igualar a Margaret Court para la mayor cantidad en la historia del tenis. Williams tendrá otra oportunidad en el Abierto de Estados Unidos hoy, cuando enfrentará a Bianca Andreescu.

Esta será la cuarta final de Williams en los últimos seis grandes. Pero perdió las tres: ante Angelique Kerber en Wimbledon en julio de 2018 y luego contra Naomi Osaka en Flushing Meadows en septiembre de 2018, y ante Simona Halep en el último Wimbledon.

"Son muchas emociones distintas en las finales", dijo Williams tras derrotar 6-3, 6-1 a Elina Svitolina. "Son demasiados altibajos, nervios y expectativas. Muchas cosas".

La diferencia en esta ocasión, según su entrenador Patrick Mouratoglou, es que se siente más seguro de su juego actualmente. A diferencia de esas tres finales, está sana, en buenas condiciones y ha podido entrenarse lo suficiente.

Y por lo tanto, explicó el francés, será más fácil para lidiar con las emociones y presión en esta final sobre las otras.

"Si te siente débil o no tan fuerte como quisieras, es más difícil domar la presión", dijo Mouratoglou el viernes.

¿La conclusión de Mouratoglou?

"Es difícil que nos fijemos en ello porque hemos estado en tres finales, por lo que sientes que está lista. Pero ella estuvo en las tres finales porque es la mejor competidora de todos los tiempos", acotó. "No porque estaba preparada".

El partido contra Osaka se le fue de las manos rápidamente al discutir con el juez de silla Carlos Ramos por una advertencia al recibir señales Mouratoglou desde el palco. Eventualmente, al agravarse la situación, se le descontó un punto a Williams por romper su raqueta, y luego un juego por calificar de "mentiroso" y "ladrón a Ramos.

"He tenido que aprender varias lecciones en el pasado", dijo Williams. "Pero sólo tengo que salir a jugar y, ante todo, estar relajada".

Le ayuda que tuvo una experiencia, si bien breve, ante Andreescu recién el mes pasado en la final de Toronto, frente a los compatriotas de la adolescente. Williams perdía 3-1 cuando se retiró del partido por espasmos en la espalda. Ello pudo haber motivado a Andreescu.

La canadiense ha sido una revelación esta temporada, con marca de 33-4, de 7-0 ante jugadoras del Top 10, y no ha perdido un partido completo desde el 1 de marzo. Estuvo fuera por culpa de lesiones durante un periodo de tiempo, en particular en el hombro derecho.

Andreescu posee un estilo variado y juega con descaro. Su entrenador Sylvain Bruneau le describe como una "peleadora callejera". También sabe responder en momentos decisivos, con marca de 13-3 en partidos a tres sets este año.

"No me sorprendió", dijo la suiza Belinda Bencic tras perder 7-6 (3), 7-5 ante Andreescu en semifinales. "No creo que nadie deba estarlo".

Hace un año, Andreescu perdió en la fase preliminar en Nueva York. Ahora es la primera mujer desde la hermana mayor de Williams, Venus, en 1997 que alcanza la final en su debut en el cuadro principal del US Open.

Este es apenas el cuarto grande de su carrera.

"Recuerdo que siempre le decía a mi equipo que quería jugar contra ella antes de su retiro", dijo Andreescu, quien nació el año pasado después de Williams ganó su primer título de Grand Slam en Flushing Meadows a los 17 años. "Estoy muy entusiasmada en vivir el momento".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...